miércoles, 30 de enero de 2013

Pregúntale a Nutricomparte: Leche y Asma: Existe relación?

Durante el último tiempo me ha llamado bastante la atención la temática que relaciona la restricción del consumo de lácteos con la disminución de síntomas relacionados con el asma bronquial en menores. Esta tesis sobre la disminución en el consumo de estos productos, proviene de la recomendación que dio Harvard, al entregar gráficamente las porciones y tipo de alimentos ideales, a través del diseño de un plato educativo. La propuesta, basada en estudios científicos, incentiva el consumo de cereales integrales y limita la ingesta de lácteos.  De acuerdo al artículo publicado el 2011,  el doctor Eric Rimm, profesor de la HSPH, explicó a "El Mercurio" que la razón para limitar la ingesta de lácteos es que "el alto consumo de lácteos y calcio, equivalente a tres porciones diarias, se asocia a más riesgo de cáncer de próstata y el de lactosa a cáncer de ovario, mientras que no hay evidencia de que beber mucha leche de más protección contra la osteoporosis, por otro lado, sostuvo el especialista que hay mayor predisposición a aumentar las crisis de asma bronquial, debido al aumento de secreciones"

Dicha declaración ha causado opiniones dividas en el área de la nutrición ya que llama la población a limitar el consumo a  1 a 2 porciones de lácteos, reduciendo las tres porciones de lácteos que tanto se han promocionado, ya sea en las Guías Alimentarias Para la Población, como en la campaña del Yo tomo Leche. Algunos nutricionistas derechamente no conciben esta nueva recomendación debido a la falta de evidencia científica y la importancia de lácteos en la infancia, mientras que otras posturas, ligadas a la alimentación vegetariana, exponen que el requerimiento de calcio, perfectamente puedo cubrirse con otro tipo de alimentos y no necesariamente a través de los productos de origen lácteo.




Ante toda esta información y motivado por consultas de pacientes y miembros del grupo de Nutricomparte, quise realizar una revisión sobre la última frase del Dr Erick Rimm, que asegura la relación del consumo de la leche y asma bronquial.

Al analizar la bibliografía, me encontré con material bastante escaso, pero logré seleccionar algunos que procederé a exponer. El primero, llamado "Milk consumption and mucus production in children with asthma" , publicado en Febrero del 2012, establece que la teoría que genera relación entre el consumo de lácteos y la producción de un aumento de secreciones agudizando el asma, proviene del siglo 12vo, proclamada por Moses Maimonides, en donde sentenció la relación entre la ingesta de leche y el potencial riesgo a exacerbar los síntomas del asma. Por otro lado, la Medicina China, también ha sugerido que la leche es formadora de moco y la recomendación es a evitarla. 

El rumor de que había que eliminar la leche se ha mantenido por muchas décadas, de hecho en el famoso libro "Dr Spock’s Baby and Child Care", sugiere que el asma y otros problemas respiratorios pueden agravarse por el consumo de la leche, por lo que es recomendable eliminarlo de la dieta. En un estudio realizado en una consulta broncopulmonar de New York, durante el 2011, se le realizó una encuesta a los padres, los resultados arrojaron que de 330 participantes, el 58% creía que el consumo de leche aumentaba la producción de moco, el 22% no lo creían y el 20% no estaban seguros.

Un estudio en Australia analizó a pacientes que creían en la teoría de la leche y el asma, de ellos, el 84% de los encuestados que creía en esta teoría, expresaron mayor dificultad para respirar como principal síntoma. Otro estudio que relacionaba la ingesta de leche entera y descremada con la sintomatología del asma concluyó que no existe mayor relación en la sintomatología, sin embargo comentaron que los lípidos de la leche entera pueden alterar el intercambio gaseoso en aquellos que tenían asma.
                                 

En otro estudio llamado "Milk Consumption Does Not Lead to Mucus Production or Occurrence of Asthma", concluyeron que, existen solo algunos casos documentados que en algunas personas con presencia síntomas de alergia a la leche de vaca, presentaban mediadores de IgE, lo que aumentaban la sintomatología asmática, sin embargo esto no aplica a todos los pacientes asmáticos

Todos estos estudios no son concluyentes ya que a la recomendación de incorporar 2 porciones de lácteos al día en niños de 2 a 8 años y de 3 a 4 en menores entre 9 y 14, es bastante compleja debido a la dificultad de incorporar hábitos alimentarios saludables a nivel familiar. Se debe estar al tanto sobre los riesgos asociados a la eliminación o restricción de alimentos en menores con asma, ya que 2/3 de la ingesta de calcio proviene del consumo de leche. En Estados Unidos la primera razón del fracaso en cubrir los requerimientos de calcio es el bajo consumo de leche y me atrevo a concluir que en Chile también es asi. Además, existen diversos estudios que comprueban que el consumo de leche en la niñez mejora la densidad de los huesos en la adultez. Para finalizar, no existe suficiente evidencia en la relación entre el consumo de leche y asma, sin embargo como nutricionistas debemos seguir motivando a los padres a adoptar estilos de vida saludables en la población con el objetivo de cubrir requerimientos de macro y micronutrientes para optimizar el desarrollo del menor. 

Camilo Aburto 
Nutricionista
Director y Fundador Nutricomparte



3 comentarios:

Anónimo dijo...

Marisa Luchetti
hay un estudio sobre la influencia de consumo de leche de vaca, en la dieta de pacientes afectos de rinitis alérgica, q entre sus conclusiones cita:
Tras el análisis de los resultados y tras el contraste de hipótesis, las
conclusiones en relación a los objetivos son las siguientes:
1. Para el Objetivo Especifico o Primario, se puede afirmar que el consumo de leche de vaca influye negativamente, en la aparición de episodios de Rinitis Alérgica, aumentando su frecuencia.
2. En relación al objetivo secundario, por una parte, se puede afirmar que el consumo de leche de vaca favorece la aparición de síntomas relacionados con la RA. Además, encontramos que el consumo de leche de vaca, influye moderadamente, en la aparición de episodios de dermatitis atópica, pero no influye, en absoluto, en la aparición de síntomas de asma

http://dspace.umh.es/bitstream/11000/707/1/ESTUDIO%20SOBRE%20LA%20INFLUENCIA%20DEL%20CONSUMO%20DE%20LECHE%20DE%20VACA%20EN%20.pdf

VAL dijo...

y que productos se deben comer para suplir las propiedades de la leche

Anónimo dijo...

Me parece una locura restringir el consumo de leche en la primera infancia, ya que, no hay evidencias científicas sobre la relación con el asma bronquial.

Comments system

Disqus Shortname

Términos y Condiciones

Los archivos de texto electrónico expuestos en Nutricomparte tienen por único objeto promover y difundir información científica. Bajo ningún concepto persiguen fines lucrativos, prohibiéndose expresamente su copiado para uso comercial. Solo se reproduce material al que es posible acceder de manera libre, pública y gratuita en distintos blog, web, sitios y lugares de Internet. Si algún autor o representante legal considera que la exposición de algún material en particular afecta sus derechos de autor, rogamos comunicárnoslo a fin de proceder a su retiro.